Localidad: San Bartolomé de la Torre
  Esta torre caminera se dispone a modo de atalaya bajomedieval sobre un promontorio que permite el control visual de la vía de comunicación que vertebra la Tierra Llana y el Andévalo. Debió de realizarse entre los siglos XIV y XV, fecha de conflictos señoriales con la corona, y de ésta con el reino de Portugal. El control del tránsito de personas y mercancías entre la sierra, la cuenca minera del Andévalo y los puertos costeros estaba al cargo de un mínimo cuerpo de guardia de tres o cuatro personas. Esta construcción, de planta cuadrangular y, al menos, dos cuerpos de altura, está realizada en tapial, con refuerzos de ladrillos tomados con morteros de cal y arena en las esquinas. Toda la estructura se apoya en una fina nivelación de lajas de pizarra, colocadas horizontalmente sobre dos hiladas de sillares calizos que conforman un zócalo visto que aísla la obra de tapial de la humedad del suelo.